Prisionero de la torre, ¿yo?


   Estoy atravesando momentos excelentes en mi vida y en mi pasión. Momentos de incertidumbre y ansiedad. Una ansiedad sana por la llegada de la novela Chozas, que espero para antes de fin de año, al igual que el libro de cuentos de El Mensú ediciones que también me publicarán, esperemos, antes de fin de año. De la ansiedad patológica, que casi no existe ya y de ciertos monstruos psicológicos, mejor no hablar porque es darles cuerpo en una felicidad que quiero disfrutar ahora con mi pareja y lectores. 

   Compré algunos libros este mes (además de usar la Biblioteca Sarmiento del pueblo y de explotar al máximo mi e-books reader) entre los que recomiendo y me involucro está éste de Elsa Drucaroff, Los prisioneros de la Torre. Política, Relatos y Jóvenes en la Postdictadura, sobre lo cual ya subí algo hace unos dias.
   Elsa es crítica, escritora y docente de Letras. Investiga y enseña en la UBA, donde dictó seminarios sobre nueva narrativa argentina. El libro no solo trata sobre nuestra literatura (los nacidos en la última dictadura) sino, según la contratapa, lee un país derrotado, un camino que llevó a 2001 y que tal vez recién ahora empieza a remontarse. Un aliciente para leerlo puede ser que polemiza duramente con Beatriz Sarlo y cuestiona los gustos establecidos. Quería recomendarlo no solo por los acercamientos virtuales con Elsa, sino porque estamos en presencia del primer estudio erudito sobre la nueva narrativa argentina. 
   Con respecto a lo que me toca, debo agradecer la inclusión en la lista de los casi setenta autores argentinos de la nueva generación y las menciones: 

"... Moverse por la ciudad como los personajes de Molina en Los estantes vacíos, moverse entre pequeños pueblos oscuros, rutas y ciudades de procincia, como en los relatos de los cordobeses Federico Falco, Pablo Giordano, Luciano Lamberti, como el santafesino Sergio Delgado en su novela Al fin, imaginarios narrativos diferentes pero que repiten el mismo vacío (...) Los cuentos de Giordano y Lamberti a los que aludo son respectivamente El asesino de chanchos y Siluetas de Simulcop, ambos aparecieron después de abril de 2007, cuando se cierra este corpus de estudio. (...) Los traigo a colación porque se trata de escritores que publicaron muy jóvenes durante el período que consideramos, aunque sus obras más interesantes aparezcan después..."

3 coment:

Alelí dijo...

feliz por vos...yo se de lo que hablas...nos conocemos, es una buena epoca y esta bueno poder disfrutar de todo eso. vamos por mas amigo!

Pablo dijo...

Gracias, Ale.

Leticia dijo...

Quiero disfrutar toda la felicidad con vos... Te amo.!